miércoles, 2 de diciembre de 2015

DARDOS DEL ESPEJO - POEMARIO (PROSA)


1

Después de cualquier tipo de desastre el Parlamento crea circunspecto una comisión investigadora y el señor Presidente una comisión de trabajo manteniendo un sutil equilibrio político. No se confeccionan comisiones que evalúen la productividad, certezas y las conclusiones de las comisiones investigadoras y de trabajo. Sólo cuando se crea la comisión aparece la radiante cámara de televisión. Los magros resultados se publican en el archivo de la biblioteca. Y cuando no se crean comisiones de trabajo se crean mesas de trabajo u otras gambetas o engañifas. Lo substancial es esquivar las balas, el humo de los neumáticos quemados, las boletas falsas, las expediciones de los hinchapelotas.

2

Como obispos de la patria pedimos perdón por las víctimas de la pedofilia y de las otras iniquidades y por la prebendas. Que quede claro eso sí, que si el Vaticano no lo condena, jamás hubiésemos pedido perdón. Nos disculpamos cuando no hay remedio, cuando no hay salida o una alternativa b, cuando nos atrapan. Por favor, que quede claro el milenario proceder. Nunca confesamos un pecado anticipadamente en público, y menos si se trata de curas manoseadores o cleptómanos. Algunos sacerdotes eran lameculos de Pinochet y otros sus enemigos en toda circunstancia. La orden papal es estar en paz con dios y con el diablo, manejarse bien en la cuerda floja, con ese cinismo refinado por los siglos. Sabrán perdonar a los torturadores y pervertidos y recibir beneficios y centavos del taladrado Estado. Los obispos oran a María tomados de la mano dentro de una piscina repleta de agua bendita por los tantos degenerados y ladrones con sotana. Pagar indemnizaciones es muy doloroso y traumatizante y ser descubierto por un periodista también. Si no les cobras, todo bien. Soportan todas las penurias menos la de pagar.

3

Las farmacias se coludieron para aumentar los precios y los abusos y consolidar de esta forma el saqueo sempiterno. Venerando la omertá cada padrino se alineará con el monopolio de la infamia y la depredación. En determinados casos el piso de la rentabilidad era de un quinientos por ciento, con un aliñado descuento. Que en la vitrina no se vean bien los valores es una de las tantas triquiñuelas de renombre. Ciertos laboratorios masajean al farmacéutico. Los medicamentos buenos y baratos son fondeados. Al consumidor fusilado lo agujerearán una y otra vez, cuando la jocosa pesquisa se desgarre y sucumba. La compensación consiste en no estafar al público durante las pocas semanas que dura la irritación. La multa fue de dos peniques por sucursal y unos gerentes en una prisión con odaliscas, por el tiempo que dura un resfrío estival. El malhechor primero fue el estafeta. El gobierno va a proponer un proyecto de ley que les permita a las farmacias y otros destripar a los compradores con procedimientos menos burdos. El cartel de los fármacos goza de un infinito apogeo. No hay remedio ni sucedáneos y las disímiles mafias santiaguinas engordan bien y en paz. En el desarrollo de las colusiones y licitaciones amistosas el parlamentario se pone un gorro pasamontañas y los otros empresarios callan con respeto toda trampa. Cuando la olla revienta son todos reformadores y propositivos, y se encolerizan con las vilezas de frac, que dejaron pasar, desde el nacimiento de la república.

4

Cuida vehículos sin que nadie se lo pida,
de este oficio inventado a última hora caería algún centésimo.
La cara de perro del chofer no lo estimula,
aguantará que cien camiones le pasen por encima.
Es un padre soltero joven al que titularon de don nadie,
la barbilla y las vicisitudes ya lo han marcado.
Nació en una calle que el subsecretario no ubica.
Su aspecto colmado de desesperanza
es la gráfica de otra generación excluida.
Su primogénito cree que es el mejor padre de todos;
la barbilla serán canas, en la deriva.
La edificación política es un callejón sin salida
y el atorrante es un componente del diario panorama.

5

El presidente de la nación nos visitó transfiriéndonos su afecto, bofetaditas y perspectivas a granel. Se fotografió con niños y gatos, besó a trescientas diez señoras, discurseó de los decenios venturosos que se nos vienen, se explayó con los reporteros y cenó con los morronchos. Sostuvo sin oscilaciones su sonrisa de dientes lindos, hasta que se sentó en el birreactor, con bríos. Eludió cualquier estatización, a ritmo de la samba.

6

Inmediatamente después del gigantesco terremoto del 27 de febrero del 2010 intenté despertar con mis aullidos a los marinos para que reaccionaran e hicieran algo y nada sucedió. Entonces en medio de la noche y con el arrojo de un boina verde, procuré activar la alarma de la alcaldía de puerto por las mías, y lamentablemente estaba fuera de servicio por una añeja mantención pendiente. Entonces me animé a gritarle a la gente de esta playa que corriera a los cerros y quedé afónico y resfriado. El lenguaje de señas y tambores en medio de la cruel noche tampoco sirvió. Parado en la orilla y con pánico se aparece un joven sonriente con una radio a pilas y me señala con firmeza que la oficina de emergencia de la capital profetizó que no habría tsunami ni nada más terrible, después de él consultarle con una dura convicción a la Armada de Chile. Un poco más bonancible, me hice un café vienés que terminé de bebérmelo en el inexistente purgatorio, con una presidenta audaz y punzante que tomaba decisiones determinantes y significativas un segundo tras otro, sin complejos ni miedos.

7

Después de reflexionarlo bien, contraté como asesor estrella en la corporación del cobre a mi querido e inexperto cuñado. Con los millones de dólares que le pagó el Estado por sus prescindibles servicios, el hermano de mi esposa cubrió su fondo de jubilación y otros gastos personales. Empresarios desconsiderados le pagaban a mi cuñado lo que realmente valía. Yo, como Jefe de Estado elevé sus honorarios en un billón por ciento. La justicia tarda mas no llega y la familia es la familia, como dijera el yernísimo. Mi cuñado nada en una piscina olímpica repleta de dinero, algo sorprendido, ya que nunca pensó que su importante padrino y primer mandatario lo convertiría en jeque en tan poco tiempo. La primera dama quedó tan contenta, que me baila con colaless, día por medio. Varios ministros hacen lo mismo, siguiendo mis pasos. La familia numerosa que trabaja unida se pone ambiciosa, impúdica.

8

Como insistente candidato a diputado,
el diablo le ofreció una mejor vida.
Siendo un flamante congresal electo,
a Dios no lo saluda ni en la capilla.
Era humilde como un cartonero curtido,
su chofer lo pasea como a un prócer.
En la campaña siguiente usará ojotas otra vez.
Sucintamente, volverá a ser lo que es.
Con talento y perspicacia, a la gente la hace papilla.

9

El residir en una pocilga
te concede el derecho a sublevarte,
a derribar los pilares que afirman la ignominia.
La degradación no es el destino del ser,
la sonrisa obesa del aristócrata es la señal de la guerra:
sus valores morales son un bunker sacramentado.
La genuina redención perfora las miserias.
La magia y la dicha del rey residen en su corona
y recién en el ataúd deberíamos colgar los guantes.
Hay que ilustrar la fe, la razón y el recorrido.
La toma de la Bastilla fue un primer avance formal
que germinó desde las pocilgas.

10

Mi hermano presidente es mi ángel custodio, me acompaña en los momentos más ásperos y rudos, como cuando choco en la calle con mi camioneta, en estado de ebriedad, y un carabinero déspota y desubicado me quiere doblegar con una alcoholemia con la antiquísima patraña de que es un funcionario de la ley. Cuando conduzco borracho es porque estoy depresivo y mi hermano es el único que me consuela, y si alguien me toca él se enfada. Que se pudran los descriteriados. Casi todos los demás son casi iguales ante la ley.

11

Ningún hoyo o evento está huérfano, cada uno posee una arteria o una vereda. A ninguno le falta un bienhechor que le cante el feliz cumpleaños. Y si bien los hoyos en número son como las estrellas del fastuoso cielo, igual a cada uno se le pone un nombre de pila: ninguno de ellos es un rottweiler huacho. Hay muchas ciudades hermanas que comparten esta misma experiencia con nosotros, con amor. De tanto tropezarme, ya les tomé cariño. Es notorio cuando los automovilistas refunfuñan.

12

Es el santo del tercer milenio, a tono con la modernidad, un gerente dinámico con un fono satelital. Corre como un atleta perseguido por la policía y cuando intercede supera la velocidad del rayo. Por su agilidad incomparable, Dios le delegó casi todo y ha estado a punto de derrocar al santoral completo, ya que es un abogado y guerrero que defiende lo inadmisible y lo escabroso, y siempre es el primero en llegar al contratiempo, con sirenas. Por sus carrerones sin igual lo nombraron patrono de los jóvenes, de los estudiantes, de los deportistas, de los caballos del derby y de las ambulancias. Generalmente acude con una celeridad inimaginable a la Virgen María, y María acude a Jesús y Cristo Jesús acude a Dios Padre. El Espíritu de Dios sería parte del equipo también. Es uno de los más condecorados con placas y velas. San Expedito es el bólido de los devotos urgidos, el titán del neoliberalismo espiritual.

13

El anarquista quemó un automóvil en el centro y el Ministro se puso parlanchín y mimbreante. Un mancebo rebelde apaleó diez propiedades y el Presidente abrió las puertas de par en par. Una marcha pacífica les causa hilaridad; al primer bombazo abrieron los ojos cabalmente. Con la violencia callejera Hacienda se puso dadivosa, ¿sin un cuchillo de carnicero en el cogote nada lograrás?

14

Con las leyes laicas los ciudadanos ya pueden nacer, casarse y morir, sin pedirle permiso al arzobispo. El papado extravió parte de su poder financiero. El Estado, en una estampida de libertad, se emancipa en parte del altar de la multinacional romana. El vicario jamás se desencadenará del erario fiscal, son eruditos en lactar, eh hurtar con fe.

15

En las afueras de la Junji instalaron una imagen de yeso de la diosa María. Esta repartición fiscal de todos los chilenos, protegida ahora por el fetiche máximo del inmoral Vaticano, ya no es pluralista ni republicana. La fanática directora, en una actitud idólatra, quiere promover los excrementos del romanismo apoyándose en ese segundo mandamiento del Decálogo genuino, no prostituido o modificado por el Magisterio ¿Es Eva la tatarabuela de Dios?

16

Es que simplemente no tolero que la derecha haya ganado la contienda en las urnas: es insostenible, impresentable y ridículo. No le perdonaré a este pueblo indocto su afrenta. La derecha participará, mas no triunfará. La banda presidencial es del otro lado. Mi frenesí ni en un milenio se aplacará. En venganza, protestaré en las calles cada semana por todo, por cualquier motivo plausible o verosímil. La buena economía y los muchos empleos no valen nada. Con ellos es imposible una buena noticia social. Tengo furia en mis ojos y nunca los indultaré. Si la derecha gana, el juego debe anularse ipso facto.

17

El Estado le traspasa el dinero al banco privado, el banco privado le presta el dinero al estudiante a una tasa de interés que remece a cualquiera que no sea un criminal a tiempo completo. El aporte económico del banco en el timo es de cero. El estudiante con sus grilletes camina escuálido, por una alameda que lo lleva al despeñadero. No se ha titulado y ya es un hombre muerto. El Estado respeta los códigos de la Cosa Nostra. No hubo interés en la tasa y el banco estatal fue anestesiado ¿Qué malvado Presidente firmó el decreto? Como en todo país civilizado, la banca es el único patrón. La derecha económica es la dueña del alma nacional y de todo aquello que es visible. El hombre del maletín posee un bungalow en el hemiciclo, con jacuzzi, retozonas sin vestuario y refrigerios. Toda la parlanchina clase política calló. El parlamentario que ve un billete grande canta lisonjas.

18

Importaba paraguayos u otros por toneladas, adentro de su acalambrado container patrio. Labraban por comida y por una vana esperanza. Él, dignificaba la esclavitud con visas y misas. Pocos comprenden los esfuerzos de este empleador visionario. Cada galeote escucha el discurso de bienvenida, las mentiras no las lanzaba todas juntas. Extranjería lo subsidia con mano de obra barata. Como lo exige la tradición de los explotadores, éste aristócrata posee el perfil del buen senador. El látigo siempre fue sinónimo de desarrollo y pía prosperidad, cualquier resentido con un dedo de frente lo notará.

19

La sagaz iglesia católica se demoró más de veinte años en reconocer la gloriosa independencia de Chile. El Ejército quería fusilar a los obispos, por traición a la patria. Nunca amaron a la república, hasta que les convino, hasta que la calculadora política y monetaria replicó: viva Chile, viva mi amada patria, ahora sí. Patronato se llamaba el hurto sin fin y un obispo sin privilegios es un desamparado. El apátrida ordenado terminó cantando el himno nacional. Son los custodios de una moral distraída y traviesa, que tiende a proteger a los suyos, su suculento patrimonio. Succionan del Estado con una imaginación off the record.

20

Si son cristianos los que oran,
Chile es un país de mayoría evangélica.

Si son cristianos los que leen la Biblia,
Chile es un país evangélico.

Si son cristianos los que evangelizan reos,
Chile es un país evangélico.

Si son cristianos los que predican con valor,
Chile es un país evangélico.

Si son cristianos los que ayunan genuinamente,
Chile es un país evangélico.

El catolicismo es una ilusión fría y vacía,
una empresa multinacional, una inmobiliaria ciclópea.

Si son católicos los que van a misa todos los domingos
y que se confiesan a veces, entonces el catolicismo no existe.

Hablar de la contribución del uno por ciento sería violento
y de un católico leyendo la Biblia en la plaza inhumano.

21

Los dictámenes de la Contraloría intimidan en casi todas sus hojas, y el poderoso cree que es el guion de una nueva comedia o de una teleserie con final feliz. El buen funcionario estatal no es el que trabaja más y mejor, exponiéndose, al no ver en el Estatuto a Moisés, en función de un buen servicio. El buen funcionario es aquel que lee la normativa con la lupa de un zorro, urdiendo triquiñuelas que le eviten la laboriosidad y las fiscalizaciones circunspectas. El que nada hace, nada teme, ya que así no quebranta precepto alguno. La Contraloría rara vez pincha un pez gordo sin un soplo, y llega, con cuello y corbata, cuando están todos muertos.

22

Las balas locas son un clásico en la capital. Cuando nadie expira hay preocupación, cuando nadie dispara se teme lo peor, porque los cogoteros no eluden sus responsabilidades. Son el epicentro de la agitada oscuridad, casi todo balazo bravo aparece en las noticias. Cuando la sangre ensucia el flemático cemento, la alharaca dura hasta el funeral, y la puerta en el tribunal no deja de girar.

23

Era un allendista convencido de las singularidades del marxismo. Le prendía velas al Che y a la tiranía de verde olivo, la cubanización no era un eufemismo. Hoy es un descollante miembro del socialismo, un empresario aguerrido, tal vez un ser desleal. Su testimonio es una antípoda de su pasado, un ensalzamiento a la burguesía recalcitrante. Por cien mil dólares es capaz de mentirle a su mamá. Con dinero en la mano el credo bermejo camina al desagüe, en un tris y sin peroratas.

24

Más aparecía en la televisión el Presidente,
menos popularidad adquiría.
Más entrevistas daba con fórceps,
menos la gente lo quería.
La vocería es un adorno, él discursea y se explaya.
Repite conceptos como rayando la papa.
Los efímeros aplausos los encierra con una malla.

25

Con la carismática gestión de la presidenta remontó un poco la indigencia y la pobreza. La especialidad de la dama es su sonrisa angelical y con los chascarrillos cubría sus torpezas. Con ella no hubo ni crecimiento ni empleos, en cuatro años no mostró todo su talento. Era la mujer soñada de cacos y manilargos, como con todos los otros mandatarios.

Ella se esfuerza al máximo,
pone todo de sí y más,
revisa siete veces los decretos,
mastica chicle y se pasea sin cadencia,
detesta a los guerrilleros afeminados,
a veces escudriña papeles sin mayores dificultades,
cuando baila su cintura se luce,
le gusta ser una rubia simpática,
las réplicas en los debates la estresan,
el transantiago la perpetuó.
Su gobierno fue de derecha y muchos morirán
creyendo que fue de izquierda:
todos felices y una alta popularidad es la guinda.
Muchos desubicados dicen que ella volverá.

26

Con la unción de un sector de la Democracia Cristiana la empresa de ferrocarriles contrató a un gerente que causaba pánico cuando firmaba algo. Los vestigios del despanzurramiento no inmutan a determinados diputados y ministros de Estado. Transportarlos en carreta era más eficaz. Compraron carros usados a España, se extraviaron cientos de facturas maldispuestas y las asesorías ciertas causaban estupor. La camorra se manchó sus dedos. Respetando un solemne acuerdo de caballeros, la consecuente y paternal presidencia hizo la vista gorda una vez más, para respetar la tradición. La derecha y la izquierda desunidas, jamás roban el mismo día. A la DC tampoco le gusta bailar con la fea, ya que ni por un segundo simpatizó con el dictador Pinochet jajajaja. La DC fue una golpista apasionada y moderada, descarada y muy discreta, que es lo que la sapiencia sacramentada sugiere. Manosearse con comunistas o pinochetistas es una afrenta. la DC no codiciaría desaparecer del mapa y la revolución en libertad es un pecado de juventud, un episodio tenebroso. A la patria joven le dio alzhéimer. Con los actuales socios desenmascarar al asesino de La Habana es una imprudencia.

27

Escudar hasta el cansancio a la interminable nómina de sacerdotes disolutos y cuatreros es un gusto que sólo se dan las beatas burras o de vocación, esas cuicas que insisten en que el catolicismo es realizable. Desenmascaran a uno y a otro y a otro más, la perversión de las sotanas es tan infinita como esa luz que no divisan. La inmensa mayoría de los curas no han sido sorprendidos ¿A qué le temía el cardenal Errázuriz que apoyó con su mutismo o falta de iniciativa a los descarriados de siempre o párrocos?

28

Las vendieron a precio de huevo sin cariño alguno al copihue. No las vendieron, se deshicieron de ellas. En las privatizaciones faltó amor a Chile, a la hacienda de la patria. No hubo chilenos bien nacidos que velaran por el interés huaso. El mecanismo de las privatizaciones de las empresas públicas fue vergonzoso de borde a borde. La derecha económica se benefició de la piratería, del saqueo y raspó el fondo de la cacerola sin misericordia. Los patriotas no dejaron ni una gota de muestra. En las privatizaciones no hubo heroísmo, en el tormento al que pensaba distinto tampoco. La torta se quedará en pocas manos. El Capitán General todo lo hizo por la patria, por el pabellón nacional. Revisar las privatizaciones una por una y con una lupa equivale a dinamitar a la Virgen del cerro san Cristóbal: es una blasfemia.

29

La entonces aristocracia chilena se movía con el pentagrama del minué y de los cientos de obreros acribillados en la escuela Santa María de Iquique al vaivén de los proyectiles aclaratorios. La metralla señorial volvió a matar al hambriento, mas no la carestía, la queja, la demanda hinchabolas. Un obrero exánime en el suelo es el aval de la bonanza monopolizada, de la euritmia. La escuela de claveles y fantasmas aplastados, con sus paredes arreboladas por el ímpetu, no despieza la neutralidad del caminante que no advierte como recargan una y otra vez ese revólver que desde debajo de la mesa maneja a la funámbula cámara alta. El Ejército constitucional es un conserje privado brillante, el guardaespaldas de la nobleza. El faraón secuestró y desfloró a ambos sectores políticos.

30

Madre María, te veo y lloro. Lloro porque me ha ido como el ajo, horrible, y tú ni te mueves, no mueves un dedo un por mí: eso está más que claro. Siempre permaneces tiesa y callada, como si fueras de yeso. Me he despedazado las rodillas delante de ti leyéndote mi petitorio y nada. Los que te veneramos con regularidad y enfermiza lealtad en este pueblo, somos mediocres o pobres como las ratas, sin mencionarte el tabaquismo y las tantas ofensas con las cuales estamos empantanados, como si fueran una costumbre sagrada perenne, una procesión. María, si continúas muda e inoperante, me iré con los maníacos que sólo le cantan a Jesús, a la Santísima Trinidad, con percusión y bailoteo bullanguero, y veré que sucede.

31

Vendieron su voto por un paquete alimenticio, al donoso candidato no le verán nunca más. Le reclaman hasta por los días con frío, gestionan una nueva prebenda con la autoridad. Pan y circo componen este adn psicosocial. Todo sirve, cualquier cucaña se apreciará.

32

Otra vez la gente decente nos gobierna, individuos del barrio alto, de la Católica, de Cachagua. Hijos, hermanos y primos del pináculo toman posesión de lo que igual es suyo. La imagen de la divina María es adulada y nunca falta al choreo en grande, y ampara con astucia a sus presbíteros lascivos. El roto ocupa su lugar como siempre y un linaje común no te servirá, y los curas algo ingerirán de su rico rebaño. Piñera fue un presidente más en un modelo económico sobrenatural y asfixiante que nos implantó el augusto tata, con el silencio cómplice de la locuaz clase dirigencial.

33

Unos cuantos apellidos vinosos son los propietarios de las administradoras de fondos de pensiones. El trabajador le facilita su dinero por 30 años. Estos hombres ricos se convierten en multimillonarios. Los asalariados deberían participar de toda la propiedad y percibir un escueto cheque cada fin de año. Me refiero a que el cotizante debería ser un pequeño accionista. Al faraón no le complace compartir un trozo de la mamadera. Las actuales pensiones inspiran a los socarrones, el dueño del dinero mensual se lleva la peor parte. Por la rentabilidad de la gestión no le dan ni un chicle. Los obreros dueños de las AFP es capitalismo popular.

34

Tu sangre sublime y eterna besó la patria, en tu calzado moraba la senda de Prat. Eres el único héroe del siglo veinte, nos enseñaste las palabras frontera y honor. Paradigma del juramento, de la legión verde. Ese 6 de noviembre engrandeciste a Chile y en cada corazón patriota hay un retrato tuyo. Sabemos otra vez lo que es defender la soberanía, la república siempre te amará y te seguirá. Teniente Hernán Merino estamos bajo sus órdenes, todo el pueblo te escucha y te obedece. Hoy la patria sólo se defiende con discursos, abogados caros y una cancillería inepta.

35

La concentración de la riqueza es un crimen,
la distribución de la precariedad es generosa.
Unos pocos clanes son los dueños de todo el país.
Los favorecidos residen en distritos con muros impíos
y nunca se confiesan en los tribunales terrenales.
Sí, los amos de Chile los cloroformizaron a todos.

Don Tatán, el padre local del humanismo cristiano,
prometió suicidarse si no revierte esta aberración.
No va a tolerar que la inmoralidad mate a la nación.
La desigualdad es una variable que no se mueve.
El Parlamento en pleno se cuadra con la vil osadía.
El diputado es una ramera con el colaless bien puesto.

Don Tatán, es claro y potente en sus proposiciones, no le gusta especular con la mínima justicia social. El 50% de todas las acciones de la bolsa pasarán a ser propiedad de los obreros, y se pagarán solas, con las utilidades a futuro, sin especular, sin fullerías. Es que él es un colocolino con el corazón cruzado.

36

Fui grave a la posta central y salí vivo, obviamente era mi día de suerte. El médico de turno estaba ahí y la enfermera esa noche quería trabajar, siempre que no la obliguen a sonreír.
A mi padre lo anotaron en la lista de espera y le dieron fecha para el próximo año: el propósito es atenderlo antes de que se muera. La operación se la han postergado cinco veces. Requerir de un especialista es pellizcar vidrios con uñas largas.
Lleve corriendo a mi esposa a la maternidad, la auxiliar le exigía que no pujara, que no alegara. El bebé fue sano, en un parto normal y breve. Mi pequeñuelo no es un candidato a un velorio. Si nada se complica, hasta puedes sentir felicidad.

37

El viejo pentecostal repleto del Espíritu de Dios y terneado recorrió todos los cerros de Valparaíso entregando la palabra sagrada y ningún montículo del puerto faltó en el itinerario. La circunscripción fue evangelizada íntegramente y no pasará por ingenuo aquel que se negó al arrepentimiento y a la conversión a Cristo Jesús. Cada cantillo y pastelón escuchó su pía voz acompañado de un querubín y exhortando: “querida alma que escucha, entréguese a Jesús”. Mi patria será grande y bendecida gracias a los voceros del Salvador como mi querido pete pete, que puso su pellejo y su vida entera a las órdenes del Redentor y su glorioso e infalible Evangelio.

38

Era una patria libre, independiente y soberana, dentro de Chile, con su propia constitución y un muro de Berlín para que La Moneda no fastidie. Ningún niño quedaba igual y todos cambiaron su forma de llorar. Paul se llamaba el sucio profeta de una colonia sin dignidad y Peter Pan no era el jefe de seguridad. No hay límites para la creatividad del mal en el territorio nuestro.

39

Egresé moduloso del liceo, las calles y los pastoforios me aguardan con sus portezuelas y claraboyas despejadas. El que ve mi rostro se desconcierta. Un trabajo avariento sin contrato forjará mi primera gran oportunidad. Otros cicateros no requerirán de mis servicios. Los liceanos me ven y se largan a lagrimear. Me arrimo a los cincuenta otoños y la enseñanza media me genera nostalgias. Eramos el grano del futuro, del futuro de otros. Una buena economía necesita de mano de obra casi gratis: ese soy yo.

40

¿Cómo va la investigación eclesiástica que analiza las travesuras sexuales del arzobispo Francisco José Cox? ¿cuántos decenios durará la parodia del beato fiscal? ¿o necesitan la presión mordiente de un noticiero talibán? ¿No correspondería que el justiciero cardenal lo lleve de una oreja delante del comisario para que confiese los pecados mortales que lo obligaron a abandonar calato el país en medio de la noche? ¿Por qué lo ocultan como si fuera un pedófilo? ¿por qué insistía en pasear niños en su camioneta? ¿es el arzobispo el santo patrono del homosexual ordenado? ¿puede un hombre normal llegar a ser obispo? ¿Cuántos curas amaron con locura a Cox a Karadima y a otros, y después tuvieron una carrera religiosa exitosa, beata? ¿El canto gregoriano acompañaba al manoseo vil y vehemente?

41

El transantiago nunca existió, es una calumnia pensarlo. Ningún imbécil lo diseñó, ningún demonio lo puso en marcha. Le arruinaron la siquis al capitalino. La intuición femenina casi nunca falla, la memoria del capitalino sí.

42

Llegan el lunes y parten el viernes. Cuando se van, junto con la caída del sol, los funcionarios que fueron sentados en el vidrio recuperan en algo su serenidad. El informe de los auditores del Ministerio viene con sangre. Consultan si el gato del techo es suplente o titular y si ven una factura sin timbrar se beben toda la botella. Cuando ven a su cordero degollado el fiscalizador jefe camina con el pecho inflado al despacho del subsecretario, con las esperanzas abarrotadas y endulzadas. Los intocables del supremo gobierno también disfrutan de la parodia y todos aseguran respetar el informe final. Los inspectores siempre critican lo mismo, todo queda ahí mismo y la pifia de fondo quedará igual. Se clavarán en mi oficina en tres años más con los rostros de un invitado a un funeral de fuste. Nadie mira los tumores gigantes, está estrictamente prohibido, porque el circo brillará en una superficie limitada y minúscula. Si te robas una empresa estatal completa, no pasa nada, y nadie escucha a los quiltros machucados con sus carteles.

43

El periódico es su frazada,
el cemento su colchón.
El viento es el velador,
el grifo entreoye su plegaria oportunista.
El déficit fiscal no lo engarbulla,
se acuesta desinformado y agreste.
El céfiro no cambia su pátina:
no le estira la mano a los renegados.

44

Compañero de lucha Harold, muy bien hizo en invitar a la expresidenta a Sudáfrica 2010, a la Madre de todos los chilenos, que nos ilumina. Con una dedicatoria del tirano cubano en el alma, ella conducirá al equipo en la goleada a Honduras y pasaremos así a octavos de final ocupando el primer lugar. Sólo la muy mala suerte nos obligaría a enfrentar a Brasil y quedar eliminados. Al deporte hay que darle un sentido político y progresista, al estilo Chávez. La Madrina, interpretándole canciones de buenas noches a los futbolistas, va a poner a la Roja en alturas no vistas. Esa idiotez de que la selección nacional es de todos los chilenos es un intolerable elemento fascistoide. Compañero Harold, el no subir al avión futbolero a una popular candidata presidencial es una actitud bananera. No se preocupe si el día de mañana un dirigente invita a la gira a un líder de derecha. Créame, nadie se va a incomodar. Desafiaste a una pulsada a la derecha criolla y adivina que sucedió, adivina. Politizar el deporte es prostituirlo, piensan las mentes básicas. Perdimos a un Loco genial, a un entrenador amado, por un caprichito.

45

El dios sol nos abrazó fuerte y con desvelo y puso en la tierra su espejo que hoy es el orgullo y riqueza de una nación que dejó los zapatos en la calle para que el sudor de Chuquicamata sea pueblo. El astro rey brilla y brilla la veta que llama a un país de baldosa amarilla a estar atento con el olfato agudo de los bolsillos gigantes, de los pulpos del orbe. Son los trabajadores los que ponen el metal sobre la mesa con mantel y fiesta. Por mientras la vaca de leche, la vaca será de todos, sin honrosas excepciones que lamentar. Todos cuidamos el estipendio de la república. Glorifiquemos a Cristo por esta vaca linda y pechugona. Hoy celebramos los treinta años del luchado regreso de la hija que anduvo por recovecos impíos entregándole su juventud al forastero eficiente. Hoy está anclada a un futuro vigilado por centinelas feroces con lo que no es ajeno. El llorado divorcio es un alienígena fallecido. En el camión de ruedas arrogantes y en la picota todo es un mal recuerdo siempre recordable. El recién nacido marcó la billetera del chileno y la santa pelea del concentrado minero que gritó con megáfono y que cayó por el norte por lo que hoy es tan nuestro. Todavía temblamos con el eco de los ancestros. Cada mano que rasguña la tierra entrega pedazos de esperanza en sólido concreto a los pobladores y detrás de la nube hay una luz incluyente. Ella abre su corazón, reparte y no sobra. El sabor y la fruta son nuestro patrimonio hace tres decenios. A muchos de los viejos cracks que partieron para volver hecho sentimiento que alimenta el espíritu plebeyo, alguien les cuenta al oído que no están el cementerio y que la transpiración no fue un pasajero frívolo o incierto. Los que bregaron no son difuntos muertos. La amnesia nunca fue la peste del obrero ¿Quién iba a decir que la remuneración estaba en un suelo seco, a la altura de los incrédulos? El trabajo duro hizo que el milagro fuera cierto ¿Quién iba a pensar que el desierto tenía alas con un cofre lleno de intenciones fácilmente descifrables? ¡Llamen a los jornaleros, que el lío está que arde! También hubo sangre encargada de redimir la duda, el desconsuelo y la aplastante derrota efímera. El papá Estado es el jefe, el servidor y el carabinero. Así como que no quiere la cosa, a veces los últimos, si corren fuerte, también llegan primeros. Hoy la vaca sonríe bien. El mejor anillo, el mejor cordero y el beso más grande deben ser para la hija que regresó de la angustia, comprometiéndose en matrimonio y en luna de miel con un país entero. Nadie quiere menos. Las crías están grandes y hay que brindar con el viento,  la sufrida historia y el casco férreo. Su niñez triste fue el símbolo y el reflejo de muchos de los presentes y de los que se ausentaron por un decreto. Gracias Jesús por la vaca tetona que lucha por el valor agregado, madre de un pueblo calloso.

46

Si posees algunos chelines legales en un paraíso fiscal no postules a la presidencia del terruño, al congreso. La cámara acepta cualquier cosa o malandrín. Si eres un bandido de cuello y corbata serás vicepresidente de los honorables diputados. Un parlamentario íntegro es una oveja perdida. Yo callo tus jugarretas y tú enmudeces las mías. En una buena campaña descuella la simpatía, que es el factor determinante, y la chauchera.

47

La utopía de un rebelde sincero inteligente es residir en Vitacura, con nanas libidinosas. Cuando su monedero se llena de cheques mofletudos la dicha ilumina su avidez y avaricia. Lo que no arroja a la basura lo comparte con los más necesitados de la patria pobre. Es un socialista con honorarios de pirata, con una camioneta polarizada que siempre pasa de largo. Cuando sea un cuico con todas las de ley intentará con fe no morder el fruto prohibido. Encabezando una buena marcha o pataleta de fuste cualquier mortal se gana un cupo.

48

El museo de la mala memoria santiaguino es un despropósito. Los muertos y humillados son todos allendistas, sin excepción. Hay que conmemorar por siempre a los caídos de un bando. Chile nace a la vida el 11 de septiembre de 1973, antes no hubo historia ni arengas criminales rojas, helenos. Lo mejor es olvidar el congreso marxista de Chillán y sus equivalentes, que diseminaron el verde olivo. Beatificaron la vía armada para instaurar el Estado Revolucionario y ningún socialista bien nacido se acuerda de estas salidas de madre y los otros esperpentos. Los fusiles revolucionarios eran de cartón, una metáfora. Con la extensa visita del tirano cubano se intensificaron los rencores de acero, el resentimiento ciego. No a la socialdemocracia, sí al socialismo ortodoxo agresivo. El museo nos enseña que el comunismo es una paloma blanca y el desvergonzado miró la debacle con un solo ojo y Fidel es el héroe incomprendido, el verdugo sacro. Todo perro con rabia es de derecha, los otros son víctimas. Entiendan, la cubanización era un edén y el intentar detenerla una imprecación. Los editores no abren los ojos y los historiadores y otros temerosos se ordenan bajo la hoz y el martillo. ¿Quién ofrece sus disculpas por el desvarío sesentero criollo? El análisis político de las últimas décadas se escribe con la mano izquierda, otra cosa distinta sería vomitar animosidad y tirria. En la izquierda habita la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, y la paz cierta. Eso de “utilizando primero la ley, después utilizaremos la violencia revolucionaria” era un poema de ternura elevado. Primero Rusia, después Cuba, después Chile. Gracias al cielo, la miserable revolución marxista fracasó: somos libres para iniciar las reformas estructurales pendientes. Es verdad, los momios poderosos son asesinos, ladrones y negreros incombustibles, pero tampoco hay que exagerar. El lavado de cerebro del museo no es refinado y la moneda posee dos caras, aunque duela. La reconciliación no da dividendos, la bronca sí. Por modesto que sea el escenario, la gran farsa roja continuará ¿Quién denuncia las torturas, delitos y represión del tirano Fidel? ¿Cuántos proponen un museo equivalente en Cuba?

49

Cuando el Mamo liquidaba o avasallaba al prójimo ya derrotado, humillado y amarrado, generalmente, pensaba en el interés superior de la república, en la concordia del futuro, en la convivencia nacional. A la semana del golpe de Estado todo había concluido y la resistencia allendista era menos que un saludo a la bandera y entonces la innecesaria represión posterior fue un acto de desprecio cruel, de venganza eterna, con aquel que se rebeló y que estaba absolutamente vencido. La atroz DINA fue el brazo derecho criminal de Pinochet, su confidente. En su lógica, al supuesto enemigo había que perseguirlo hasta el fin del mundo, y así justificar la presencia el La Moneda.

50

El luminoso congreso socialista de Chillán del año 1967 fue la máxima inspiración, el epítome del dogma liberador. La lucha de clases cierta garantiza el derramamiento de sangre. El Estado Revolucionario es la meta final, la nueva Jerusalén. La violencia revolucionaria es inevitable y legítima, decían; los golpistas pensaban exactamente lo mismo, también sin matices. La carnicería comienza con el audaz descabezamiento de las FFAA, siempre que los generales no se nos adelanten. Si una junta militar da el primer golpe perderemos pan y pedazo, hay que estar atentos y mantener la disciplina del combatiente. La democracia es estéril, cándida, el régimen de los capones. Eso sí, el socialista camina con cara de niño bueno. La violencia política desatada e ilimitada se canonizó en Chillán. Castro es un apóstol, el Che Guevara un profeta. Abominemos a la Casablanca, cantémosle al Kremlin. Los marxistas locales querían una matanza en grande,…y la tuvieron.

51

El piquete de candidatos se suma a las demandas sociales sin concretar ninguna. En la marcha televisada son los primeros en predicar y en la hora de comprometerse en serio se encapuchan. Por mantener la votación juran en vano, perjuran. Se encadenan al escaño con ganchos de izquierda y bulos. Cuando están ahogados y desesperados hasta se acuerdan de la inmoral y escandalosa distribución de la riqueza con gemidos de primer corte, sobrecogedores.

52

Mi patria es lo que es. La aristocracia se parapeta detrás de su constitución,
redactada en el barrio alto por sus lustrabotas leales. Cualquier modificación es arrojarle sal al café. No te comunican que son los desalmados terratenientes y que no reparten fichas a los entrometidos y trepadores. El párroco promueve una resignación cordial, mirando con fe imágenes de yeso melancólicas.

53

Cuando el gobierno se asocia con la banca torturan y violan a los estudiantes y ciudadanos con tasas de interés y comisiones sádicas, levantando las banderas del pueblo, la mano izquierda. La Moneda es un súbdito de la logia bancaria internacional y los presidentes hablan sumisos del nuevo orden mundial. Nadie marcha en contra de la mafia bancaria legal.

54

En la licitación pública corpulenta aparecen los camaradas, las tentaciones irresistibles, los fajos de billetes, los regalos de navidad, las celebraciones con minifaldas ligeras. La comisión evaluadora hace temblar al Ministerio. A más de uno la vida le va a cambiar, con un vuelco inesperado, con una oportunidad única por parte del destino. Con la adjudicación a varios les brillan los ojos, emocionados. Si todo el latrocinio se hace dentro de la normativa, mucho mejor. El periodo presidencial es corto, hay que rasguñar con presteza, y sin mirar a quien.
                       
55

Mi currículo es un peregrino y náufrago ilustre,
se tambalea por los trapecios del mercado.
Es un herrero golpeando puertas y lunetas,
se arrastra como culebra cuando es pertinente.
Es que le falta caldo, fibras y legumbres.
Cuando el gerente lo lee ni se inmuta.
Soy un vástago más del descalabro generalizado.
Mi hoja de vida es un moco en una butaca.

56

La educación pública de la república provee de pinganillas saludables al idolatrado mercado con una efectividad que pasma a los incrédulos y censuristas y teólogos vivos. Son unos conglomerados de ineptos que por unas pocas monedas son vasallos dúctiles que se desempeñarán en cualquier actividad, desde barrendero a vendedor de cigarros sueltos, desde pisapapeles a empaquetador de lo que sea. Los establecimientos educaciones estatales elaboran analfabetos útiles a la cúpula. Los vagabundos que no alcanzan un lugar terminarán en la garra blanca o en un basural. La escoria brinda los sábados hasta el vómito, se tatúa el cuerpo, escupe y mea en el árbol, y fenece. La oligarquía clama por un pueblo ignorante y timorato. La mala educación pública es una estrategia deliberada. Algunos profesores saben leer y escribir bien. Los ricos estudian allá, y los pobres acá, bien separados. La integración es un sofisma, un chiste de doble sentido.

57

La reina de belleza quedó embarazada en medio de tantos abrazos y afecto. ¿Quién es el coautor del delito? ¿quién es el gato negro nocturno y enigmático? Son demasiadas las preguntas que oprimen a la multitud. La entrevista fue honda y circunspecta, todos los ilustrados se engoman al televisor con un té. Sobre la paternidad, muchos arrojan los dados. Un examen de adn inauguró la hecatombe y los que se informan bien se comen las uñas y los patrocinadores neutralizan toda fuga de divisas ¿Quién acariciará sus tobillos hoy? Los escotes, las lágrimas y las intrigas redondas suman. La reina abrió su ser con ojos pensativos y fue mamá, con una terna sazonada en la mano. Muévelo, muévelo. Todas ellas ladran con enjundia.

58

Es un presbítero de la cumbre,
peinado con gomina y caradura,
un erudito de la beatería cuica.
Reúne firmas y te presiona con lobos y cuervos.
La cloaca se juega su prestigio,
la sangre azul es impoluta,
es la guía moral del perraje.
Ningún impertinente fiscal lo humillará.
Los sepulcros blanqueados adinerados
son el orgullo del pabellón nacional,
el epicentro de la infamia.

59

Todas son novias de Camiroaga,
todas bailaron con él guaracha en la ducha,
todas iban a ser reinas,
todas aspiran a ser la viuda alegre oficial,
todas ellas quieren cobrar, sacarle jugo al muerto.

60

Consagraré todos mis días a odiar a Pinochet, aunque esté muerto. Para mí don Augusto y su obra vivirán por siempre. Este odio me sustenta, me orienta, me reubica, me hace crecer como individuo. En mi último aliento le diré un garabato al dictador, pensaré en él, con los ojos irritados. Espero que los revolucionarios del futuro sean más precavidos. ¿Qué sería de mi miserable vida sin él? ¿qué sería de mi carrera política sin él? La sonrisa socarrona del general me iza, me motiva. Al tirano asesino de la vereda del frente lo beso debajo del mantel.

61

Nuestra buena economía posee un origen misterioso. Los actores y artistas talentosos cobran millones gracias al neoliberalismo o modelo impuesto. Una fracción del gran sueldo del artista de izquierda va a parar a los más necesitados, a los excluidos. De esta forma testimonian su lucha en contra del modelo. Ellos ganan millones y regalan millones, con amor. Algunos famosos adinerados no sueltan un peso, ni siquiera cuando predican de la sensibilidad social.

62

Pido perdón:
porque aprobé la vía armada y me hago el imbécil todavía;
porque nunca interpelé con ira al homicida y dictador Fidel;
porque envidié a los exitosos;
porque nunca escupí al fratricida Erich Honecker;
porque llegué a pensar que la propiedad privada era un robo;
porque callé descaradamente ante los genocidios comunistas,
las purgas, los fusilamientos sin juicio y la quemas de templos;
porque no levanté mi voz ante los gulags, la supresión de libertades, 
la cacería de brujas carmesí, los difuntos de Mao;
porque nunca ayudé a los que querían cruzar el muro de Berlín;
porque nunca revelé a los gobiernos títeres del Kremlin;
por exigir que el otro pida perdón primero;
de rodillas por el destemplado congreso socialista de Chillán.
Antes de ponerme tristón frente a la televisión, el próximo examen histórico
lo concebiré dentro de lo que era y significaba la despiadada guerra fría.

63

Con el primer balazo se me olvidó que iba a defenderlo, que era el núcleo de mi promesa, de mi confesión de fe. Con el bombardeo me vino un insomnio terrible. Fuimos campeones de la fanfarronería y de la pavura. En mi eterno lloriqueo post golpe escudriño respuestas, camino como víctima notable, con la mano siniestra arriba. Muchos respetan con sarcasmos mi fusil libertario encogido, combatí con toda mi verborrea ideológica a la dictadura. Allende le disparó a los militares con gallardía y sin evasivas, yo, cada día invento una excusa más penetrante y creíble. Es que no estábamos debidamente armados o preparados. Cualquier mentira es útil en un gallina con una boina del Che. Algunos sí le presentaron viril resistencia a los golpistas, pelearon como hombres, con los recursos que poseían. No arrugaron en el día decisivo, como los farsantes, o los helenos. Hoy, las volteretas de mi lengua me sacan de todo aprieto. Muchos de mis compañeros sufrieron, la pasaron muy mal. Yo resido cerca del barrio alto, con toda comodidad, y ya no entrego ese mensaje subversivo, con tirria. Se me olvidó que la vía armada era mi único sendero. Fuimos allendistas ingenuos, tarados, frívolos y bravucones. Cualquiera es marxista-leninista con una botella adentro. Yo criticaba duramente a los revisionistas, a los descarriados. Algunos pretendían estatizar hasta el último carro manicero. En las marchas éramos valientes, tenaces e inflexibles. El presidente del gobierno popular murió solo, como un perro.

64

La Democracia Cristiana fue furtivamente golpista, es uno de los mejores secretos de la dictadura. Frei y Aylwin asistieron al te deum de Pinochet, elevaron sus manos al cielo, respirando más tranquilos. La DC pretendía que Pinochet les devolviera el poder en una bandeja de plata y con cierto disimulo, y como no ocurrió, se acabó la amistad. Siempre aparecen en el lugar preciso, cuando es preciso. Son adictos de los recios rayos del sol y de una jocosa y gimnástica probidad. Ellos solicitaban el golpe usando el lenguaje de señas, no querían ser sorprendidos con las manos en la masa. Que otros sean los que se mojen el trasero, la beatería filosófica los cuida todos los días. Nadie les gritará en la nariz: ¡fariseos hipócritas! Sabían perfectamente que el golpe de Estado se venía, también esquivan con imaginación las atrocidades de Fidel. Que el rostro siempre esté inmaculado. Amén.

65

Allende no respetó el estatuto de garantías, la ley, la constitución política, las homilías de última hora, los decretos, los dictámenes de la contraloría ni nada. Fue capaz de disparar y de suicidarse antes que rendirse. Allende era revolucionario. Invitó al evangelista Fidel, indultó a criminales, habló de utilizar la violencia revolucionaria, se declaraba marxista-leninista, veneraba a los guerrilleros como el Che, recibió metralletas de regalo como un preámbulo. Destruía cada día y sin disimulo alguno la democracia burguesa, la economía burguesa, la constitución política burguesa, la cultura burguesa. A veces respetaba su palabra, a veces no; a veces era un profundo demócrata, a veces no; disfrazaba sus verdaderos objetivos, a veces no. Allende era un revolucionario.

66

Los condenados por los atropellos a los derechos humanos son militares y nada más que militares, como corresponde. Los políticos que fueron cómplices directos hoy son unos connotados dirigentes, sacramentados. Azuzaron a los militares, utilizaron a los militares, mamaron durante diecisiete años, glorificaron el neoliberalismo, se hicieron los desentendidos con los que desaparecían y hoy, desde una hamaca, elaboran una reflexión honda. El uniforme de los generales lavó vuestros rostros. El manipulador poderoso diestro nunca pierde y el Ejército le lleva el café al faraón.

67

Me arrepentí de mi estado pecaminoso, acepté al Señor como mi Salvador y salvé mi alma. Vivo en la paz del Nazareno, soy dichoso. Que los dueños del país sean unos pocos negreros no me conmueve mayormente, no me inspira. Somos esclavos de una cúpula satánica y avara, mas yo vivo en la paz del Señor.

68

La muchedumbre de riquezas en 30 apellidos es el príncipe de las tinieblas, el corazón de la esclavitud. Después de mil odiosidades y divisiones dirigidas desde la torre, Belcebú nos atormenta con su inmenso poder. La solución es: nacionalizar el cobre, la gran minería, que las AFP e Isapres sean de los cotizantes, que la constitución sea pluralista y con respaldo popular. La concentración de la riqueza es nuestro grillete y nos va a borrar del mapa, si no nos levantamos. ¡Aún tenemos patria, ciudadanos! Nuestro capitalismo es salvaje y desalmado, en donde el pescado chico no divisa una salida. Las reglas las elaboran en la cima con guardianes de mecha corta, suspicaces y aguzados.

69

Nunca más la violencia política como camino político,
nunca más una DINA,
nunca más fusilamientos de inocentes en La Cabaña,
nunca más un bombardeo a un gobierno,
nunca más un gulag,
nunca más una brigada Lautaro,
nunca más jóvenes asesinados en un muro de Berlín,
nunca más privatizaciones con olor a pillaje,
nunca más la vía armada de la izquierda,
nunca más la vía armada de la derecha,
independiente de quien gane en la balacera.

Ahora todos son amigos de los derechos humanos, de la libertad de expresión, del pluralismo. Ahora todos rechazan la tortura, los fusilamientos, las dictaduras, los debates de a uno. Fidel es un dictador asesino y torturador.

70

El rey de España era el gobernante, ahora lo es la inclemente aristocracia criolla. Ganamos la independencia de Chile, ellos se llevaron el total de toda prosperidad y se encargaron de no dejar una gota de muestra.
Cambió el amo, mas no el vasallo.
Cambió el himno del país, mas no la miseria.
Seguimos aplastados, sin asomar las cejas.
Casi todas las migajas se distribuyen con inteligencia, peroratas emotivas y plegarias de basílica.

71

En una región tan pagana y supersticiosa suele suceder.
Con la Virgen de Villa Alemana se presentó la oportunidad.
La ignorancia del sacerdote infló el precario sainete.
Las imágenes de yeso lloran, transmitirían algo.
Las apariciones deletrean misivas del más allá.
Los obispos no condenaron la idolatría, en el acto,
arriba de la catedral y con amplificadores e ira.
La mariología colaboraba con el Capitán General.
Algunas monjas también participaron en el vodevil.
Mirar diosas en el sol es mejor que protestar con palos.
Con una fe católica como corresponde
verás bien cualquier cabeza de pescado.
Las multitudes ciegas se movilizan sin pastores
y los buses contratados marchan al son del tambor.
Al vidente Miguel Ángel le agradaba ponerse lápiz labial
pero no le alcanzaba para ser un cura pedófilo
y en las meticulosas clases de teología era un borrico.
El paganismo refinado por párrocos es un deleite popular.
El Ministro contiene la risa, con su rosario en el bolsillo.
Toda maniobra aprobada por el Vaticano sí es seria.
La progenitora de Dios es la fuente de dinero número uno,
por eso hay que ser cuidadosos con las barbaridades
que genera esa religiosidad popular que vive y reina
fuera de la Escritura, tan desvergonzadamente.
Con Yamilet también dieron la hora.
¿Cómo terminan los videntes católicos?

72

Con el triunfo del NO venció la ciudadanía, el dictador sí entregó el poder político, mediante un plebiscito que no tienta a Fidel ni a los gobiernos ortodoxos de la izquierda apostólica. Es que la libertad no racionada es un tremendo problema. El poder económico, el genuino y único poder, se queda donde está, con los mismos príncipes impíos, que almuerzan con los obispos y el abstemio cardenal. Celebren todo lo que deseen, hasta la madrugada. El que me rasguñe mi billetera tendrá su vía crucis.

73

La boina del Che me inspira, bueno, ya no tanto, casi nada. Su imagen la adherí a mi chalet de alcurnia, como una metáfora vil del romanticismo de gas. El Comandante me produce hoy cierto remordimiento y desasosiego ¿Cómo me equivoqué medio a medio? Hoy veo una metralleta y la excomulgo y un cheque jugoso me sugestiona muchísimo más. La almohada se carcajea con mi hipocresía sazonada que no cesa. Un guevarista pundonoroso no se rinde.

74

La retorcida brigada Lautaro torturaba y mataba despiadadamente, sin atisbo alguno de humanidad, a presos ya vendados y sometidos. El exterminio lento era el único dogma por mientras los funcionarios trabajaban por la patria. Todo el gabinete conocía el horror y a ninguno le entró la curiosidad por los caídos. Desaparecían como por arte de magia y ninguno hacía preguntas que dañaran la salud. Al que pretendía salir con vida lo mataban. Los ministros eran uno perros leales. No se sabe si la brigada practicó el canibalismo.

75

Más asesino era, más lo idolatraba. Neruda le hizo un poema de admiración a Stalin, el genocida más significativo de la historia. Cuando millones y millones fallecían involuntariamente, el poeta alcanzaba su máximo éxtasis de gloria. Era la visión marxista de los derechos humanos. Ser moscovita o esclavo era exactamente lo mismo. Los otros verdugos socialistas también fueron apreciados. El respeto sacro a los derechos del otro incluía mares de sangre y maltratos por doquier. Las hambrunas fueron un obsequio del augusto destino. Frenar el crecimiento demográfico fue su virtud. Promover el aborto masivo los reanima, con sentimientos de victoria y nostálgicos.

76

Yo soy uno de los dueños de este país, que genera algunos dolores de cabeza. Muchos enfadados me quieren bajar del pedestal, como sea, y hasta con actitudes agresivas. Los envidiosos y resentidos no son vástagos del Señor. La riqueza nacional está en manos serias. Mi abuelo logró ser millonario con abogados vivaces y licitaciones amistosas y generosas al extremo. Cuando un diputado pasa el sombrero yo colaboro. La actividad política es fructífera. Perforar esta dulce estabilidad es la inseguridad misma, es ahuyentar a los inversionistas y mensajeros del progreso. No me mareo acá arriba, con los dioses de la cúspide, porque mis soldados me dan el oxígeno que necesito. Por ser uno de los dueños, a veces me estreso. El contrato social lo impuse con inusitada fuerza.

77

En el reino de Dios “todos eran sanados” por la compasión del Nazareno. Poseemos un sistema de salud donde no todos lo son. “Dadles de comer” ordenó Jesús. Nacionalizando el cobre, el litio y otros, sentaremos en la mesa de la solidaridad a todos los chilenos, con o sin dinero, haciendo así la cierta voluntad del Señor, el cual muchos dicen respetar.

78

El Estado está al servicio de don Anacleto, le lima las uñas, le afila los dientes. Si don Anacleto se enfada La Moneda se asusta, toma medidas urgentes, de rodillas. El Estado satisface su voracidad, raudamente, y así, él siempre va a estar de buen humor. No le molesta la orientación política de sus lameculos.

79

A excepción del irrelevante y pantomímico conteo de votos, esa noche y absolutamente todas las subsiguientes ganó la opción SÍ por paliza. Los partidarios del NO celebraron el escrutinio con la boca bien abierta y un babero, por quinquenios. Cada 5 de octubre se emocionan, cándidamente, con lo que ellos llaman sanamente un triunfo épico. El plebiscito de 1988 fue una farsa instalada con el propósito de beatificar delante de la grey la arquitectura política y neoliberal del SÍ, por siempre y siempre. Los amos se doblan de la risa y los ciudadanos conviven en una democracia que les permite elegir sin presiones entre ser esclavos o galeotes. Los devotos del NO contribuyeron con ese romanticismo que nunca debe faltar en una comedia ciclópea. El conteo de votos les cambió la noche. La alegría continuó, tal cual, para los mismos. A Dios se le interpreta según la constitución general.

80

Una palabra sabia en un sitio inoportuno es una granada ungida. Un bufón incorregible en el patio de los naranjos es un paria, un subversivo. Una crítica despiadada a los amos y sus vasallos es un misil a esa estabilidad que tanto costó construir.

81

Mi carrera se consagró al asumir el poder. Soy presidente y no sé que hacer. El modelo impuesto es intocable como Dios. Al final, nada cambiará, lo sé. Ofrecer esperanzas vacías al pueblo no es fácil. Soy un servidor más, un sirviente más.

82

La DC se aferra a la Nueva Mayoría con tal de mantenerse en el poder. ¿Aferrarse a los principios o a la mamadera? La mamadera da mucha leche y es sagrada y pensándolo bien. Todo tirano comunista posee algún encanto.

83

El último en llegar al cementerio apaga esa luz que nunca iluminó. Casi todos se fueron ya, con la cara larga. Inventariar los sueños de la secundaria con mis compañeros del liceo es imposible. Nos vamos con mucha pena y sin gloria. Nuestra herencia es un canasto vacío y trepanado. Los nietos reinician la pelea en contra del canalla, intentando desestimar las derrotas anteriores.

84

El movimiento social es nuestro y de nadie más. Es autónomo e inmaculado, tanto, que nadie lo tocará. Eso sería mancharlo.

85

La AFP nació blasfemando, como la serpiente, con promesas falsas y supuestos ridículos. El trabajador navega solo e impotente entre la codicia criminal del negrero y la indiferencia cruel del Estado. La insípida pensión te transforma, de un joven pobre a un viejo indigente y desamparado. Con la rentabilidad repletan sus piscinas de oro ¿Han visto tus ojos un saqueo más grande que éste, con fanáticos que defienden todo desvalijamiento legal? El obrero divisa su jubilación con ira, dentro de una mazmorra, y no participará de la comisión, de los dividendos. Los cotizantes ponen los billones de dólares y no son dueños de nada, ni de las migajas. Te estafan todos los días, sin piedad, con el visto bueno de las rameras electas. El valor promedio baila su tango arrabalero entre la angustia existencial y la violencia callejera. La AFP corrompe el alma del ser, de la patria. La Isapre es su melliza malévola.

86

Si te te indispones te empobreces, si te enfermas gravemente eres una paria, un perro botado en la calle, un sujeto indigno de crédito, un ser acabado. El chacal no solidarizará contigo y el presidente se regocija con un buen balance, con las utilidades jugosas de sus amigos. Cuando inventaron las Isapres, en la cueva del lobo, los apóstoles dormían la siesta de los pavos. Vender planes de salud o misiles es lo mismo. El saqueador nunca es un buen samaritano y el Estado le regala sus glúteos a los pulpos obsesos. Expertos en eludir cualquier tufo a responsabilidad social, la salud privada es un asalto a mano desarmada.

87

Se compró al fin su camioneta nueva
y se dirige a la playa, con platillos de batería.
Por la ventana va disparando displicente
cáscaras, escupes, envoltorios, eructos y cajetillas vacías.
La esposa, casi rubia, se baja a comprar con su ombligo al aire
cinco kilos de mayonesa y seis de papas fritas.
Comparten su música bailable con la caravana de vehículos
resaltando lo que es la potencia de un buen parlante.
Las damas de la familia mastican chicle con exultación
y a ninguno se le ocurrió llevar un libro sobre el día “D”.
Ella hunde la barriga cuando procede
y los palitos de helado los esconderá en la arena, con malicia.
Él, asea la camioneta con devoción,
como quien viste en público a un santo oficial taquillero.
Antes de llegar, se lanza un poderoso pedo
y despierta a los pasajeros de un golpe.
El retoño menor se baja del vehículo contento
y arrojando con ímpetu al suelo los últimos desperdicios pregunta,
tal vez fuera de contexto: papá, ¿qué es un diccionario?
El progenitor lo castiga con una mirada fulminante y amenazante
por mientras se rasca y orina desahogado sobre la rueda delantera.
Se van a la arena, alzando las voces con notoriedad
y con un baúl repleto de huevos duros, cervezas y otras vitaminas.
Otros bañistas se quedan atónitos, tensos.

88

Vivo en la cima del cerro.
Aquí no hay olor a clase media,
escondo mis fechorías sin intrusos.
Las legiones de Espartaco no me han divisado.
El miedo se diluye un poco, el vacío no.
A veces sí abro mi puerta eléctrica llena de ojos.
La herencia de mi pasado llena mi pobre ser.
Desde mi bunker de oro impuro
veo con desconfianza la mirada de esos peatones
que me remiten a la punta del cerro.

89

Como concejal viajé al mundial de Brasil y así edificar mi espíritu deportivo y atlético que compartiré con el perraje después de mi tercer paseo. Otros van a Europa o al caribe a capacitarse, en pleno verano, con quitasoles y bronceadores, y el analfabetismo no se mueve un milímetro. Son vacaciones y paseos pagados por el municipio a sinvergüenzas que a veces son reelectos, por los que alegan hasta los codos. En el escalafón de los cogoteros, el concejal campeonea, por sus hazañas sin alma, y son sólo superados por los consejeros regionales, los parlamentarios y el gabinete.

90

Un buen amigo te eleva,
te cambia de un lugar a otro,
te acicala eso que llamas currículum,
y tus virtudes irrelevantes las ve con una lupa.

Un buen amigo te adula con suposiciones,
brinda por ti improvisando proezas,
te inscribe en el partido político el cual desconoces,
compra tu alma a precio de fierro mohoso.

91

El erario fiscal lo alucina,
lo inspira,
extrema su imaginación,
le cambia la cara,
lo pone laborioso,
perfecciona sus trucos,
trastorna su proceder,
le da un nuevo horizonte,
lo unge como su favorito.

92

El informe del asesor es idéntico al del mes anterior, al del año que se fue. Sólo cambia la fecha y corrige alguna coma. La productividad de la boleta de honorarios se archivará en el túnel de la inadvertencia. El experto mira un ruiseñor desde el balcón, se da vueltas en su asiento y se marea, consulta sobre el periodo de vacaciones, se enferma ocho meses y nadie lo percibe y el nudo de su corbata es sinónimo de rigidez. El Director inventó la necesidad de su presencia, el súbdito sigue la flecha como caballo de carrera. Las asesorías bajan el desempleo de los amigazos.

93

El partido político es: una agencia de empleos,
un carnaval de prebendas,
el soporte técnico y estructural del saqueo,
la esperanza del desposeído,
el último tren del que fracasó en todo,
una semilla de maldad,
el paradigma del cinismo,
el gran maestro de obras de la prestidigitación,
el que reparte el botín sin equidad,
el que inventa asesorías y requerimientos al por mayor.
El lobo divide los ministerios pensando en las familias.

94

¿Dios mío, dónde estoy? ¿qué no soy?
¿cuál es mi ómnibus?
¿critico ácidamente a todas las dictaduras?
¿cederé hasta en mi forma de caminar y rezar?
¿cuál es mi morada?¿o soy allegado?
¿todos los presos políticos me descomponen por igual?
¿tal vez me he traicionado demasiado?
¿qué dirían hoy nuestros fundadores, de la Falange?
¿es tan importante para mí habitar en La Moneda,
aunque sea en un humilde rincón?
¿cuándo dejé de mirar apostólicamente el pesebre, de rodillas?
¿por qué diablos no marché en contra de Honecker? ¡¡¿por qué?!!
¿dónde calentará el sol mañana?
¿cuánto tiempo soportaré ser vagón de cola?
¿el humanismo cristiano es un paquete de cabritas?
¿esconderé mis vergonzosas fotografías y charlas privadas?
¿el tráfico de influencias y prebendas es una barbarie?
¿qué es lo que amo realmente?
¿todo principio firme es relativo?
¿me desfiguraré hasta el martirio?

95

Las sabandijas de la elite criolla son egresadas de establecimientos glorificados, mafiosos sacramentados con agua del río Jordán. El caso Penta desarropó el viejo truco, ese nido de fechorías que es su eterna morada. Doscientos años cuidando el monedero, abnegadamente. El Capitán General fue un colaborador de fuste, férreo, digno. El Ejército es su mayordomo fiel, su matón temporal, atento. Los apellidos del barrio alto caen uno tras otro, el obispo llama a hacer penitencias y ayunos, escandalizado. La virgen María los acoge, con un sensitivo coscorrón de madre. Las damas de la alta sociedad aguantan la cagadera con un rosario comprado en Roma y bendecido por el vicario del dólar. El cura John O Reilly les mete una hostia a cada uno, con picardía. Con maniobras clásicas pagan menos impuestos y financian a cualquier candidato de corazón sumiso. Nunca se cansan de meter las manos al cajón y el perraje no comprenderá la importancia del empresariado. Echarse a la clase política al bolsillo tiene sus costos. Aman tanto a la patria que se la llevaron a su casa, con escoltas. Ver a un cuico top condenado a prisión efectiva es tan fantasioso como escuchar un pedo sonoro del cardenal en plena homilía de semana santa, por la televisión. Ubícate payaso, los amos son intocables. No todas las cucarachas son de los bajos fondos. Ya don Vito tomará las medidas pertinentes y el agua volverá al río, en beata armonía. La parroquia le abrirá la puerta a sus pecadores favoritos muerta de la risa, y el pinochetismo económico financiará a un sector de la izquierda criolla .

96


La compasión es una lacra, amar al prójimo una sinvergüenzura. Pedirles rasgos de humanidad es una falacia indescriptible. Un anciano pobre y enfermo es un chupasangre. El único objetivo es el lucro desenfadado y obsceno. La cobertura con triquiñuelas y puñaladas cautelosas se redactan con letras minúsculas y perfidia. Los usuarios suplican piedad disfrazados de Juan el Bautista. La isapre o salud privad es un agresión violenta y cruel que se burla de tanta candidez acumulada.

97
Se sube al microbús desde un resorte.
Aún está oscuro y no lo nota.

En el trayecto no habla, no siente nada.
El prójimo es un usuario más.

Demasiadas horas sobre cuatro ruedas,
demasiado tiempo casi muerto.

El regreso a casa generaría alguna esperanza inocua.
El microbús es el cementerio que nos pasea.

Por las ventanas se ve el desaire totalizante.
Las esquinas y las veredas siguen en el mismo sitio.

Cuando no me subo nadie se mortifica.
Un letrero publicitario cambio de color.

98

Antes de lidiar con la muerte te enfrentarás a la Administradora de Fondos de Pensiones, la enemiga de todos, la trituradora, la que transforma al trabajador en un pordiosero, en un día. Una rubia teñida no te entregará cada cheque mensual, con el que llorarás de impotencia. Nada eres y no es una metáfora. Después de treinta y cinco años de trabajo desciendes a un pozo pútrido, olvidado por todos, y al cual ni la demagogia visita.

99

Con los bolsillos desnutridos soy un componente de la escoria, de la chusma, sin papeleos burocráticos. Soy un grano de arena más, un legatario sin nombre del barranco. Ya no escucho los discursos carismáticos. Mi sombra me genera sospechas abigarradas y parado en medio de la nada al fin me encuentro.

100

Ese mar que tranquilo te baña les promete un futuro esplendoroso. Diez familias usufructúan el mar de todos a perpetuidad, gratis y sin muchas licitaciones; y comparten algunas sobras con el vasallaje. Es un cartel más de la amada patria que no necesita sicarios por ahora.

101


El mutismo desalmado es mi confesor, si me voy me quedo en la calle, una dispensa no me permitió galantearla. Los homosexuales aplauden ebrios el sacramento del orden. Como consejero matrimonial soy un bufón. Los pervertidos cuidan el celibato con ira, los que cuidan el capital de su dios también. El diablo ve un tesoro en el celibato. En el primer milenio los curas se casaban. Yo la amo como Pedro amaba a su esposa, cual volcán.



FIN del poemario “Dardos del espejo”


ANTOLOGÍA DE POEMARIOS
http://antologiadepoemarios.blogspot.com

Del blog índice LAS SOTANAS DE SATÁN